Artículo periodístico sobre el brigadista internacional Virgilio Fernández, de familia andaluza, que estuvo recluido en el campo de concentración francés de Saint Cyprien

Virgilio Fernández (Foto: Rebelión).

Virgilio Fernández (Foto: Rebelión).

El periódico digital Rebelión publicó el 20 de diciembre de 2018 un reportaje firmado por Carlos de Urabá sobre el brigadista internacional Virgilio Fernández, de familia andaluza, que estuvo recluido en el campo de concentración de Saint Cyprien, en el sur de Francia, tras cruzar la frontera al caer Cataluña en manos del ejército franquista. Este artículo se publica con motivo del centenario del nacimiento de este militante republicano, y se trae a colación en la web Memoria y Exilio por ilustrar uno de los objetivos de este proyecto: divulgar la labor de los exiliados de origen andaluz en Francia. Según este reportaje, Virgilio Fernández nació en Larache (Marruecos), aunque era de familia andaluza, pues sus progenitores eran, respectivamente, de Cabra y Sevilla. Tras cursar sus estudios de enfermería en el hospital de la Macarena de Sevilla, se especializó en Cádiz como auxiliar médico. Posteriormente, su familia se trasladó a Madrid y él continuó sus estudios de enfermero en el Hospital la Princesa. Tras el golpe militar de 1936, prestó servicios de sanidad en las milicias populares del frente de Somosierra. Se incorporó a la Columna Mangada y posteriormente se integró en el batallón Dombrowski de la XIII Brigada Internacional,  constituida por voluntarios polacos. En los momentos finales de la guerra civil, se encontraba de servicio en el hospital de Sant Pau atendiendo a los heridos provocados por los bombardeos de la aviación italiana, pero ante el avance del ejército franquista se vio obligado a marchar con dirección a la frontera francesa. El articulista escribe: “Nada más cruzar la aduana francesa los gendarmes condujeron a Virgilio y sus compañeros al campo de concentración de Saint Cyprien en el que rodeados de alambres de púas se hacinaban miles de combatientes republicanos. Al drama del exilio se unía la humillación de ser tratados como peligrosos criminales constantemente vigilados por guardianes coloniales marroquíes o senegaleses. Bajo condiciones extremas; sin comida, sin agua, sufriendo el frío, la lluvia y la mala alimentación hizo que muchos murieran de hambre o enfermedades”. El reportaje explica las vicisitudes por las que atravesó hasta embarcar rumbo a México, donde reside. Este artículo de Rebelión se incorpora en formato pdf al fondo hemerográfico del Archivo de la Casa de la Memoria La Sauceda.

Testimonio de un anarquista de Los Barrios sobre su exilio en Francia

Francisco Serrano, con José Manuel Algarbani.

Francisco Serrano, con José Manuel Algarbani.

El proyecto Memoria y Exilio rescata un reportaje publicado el 22 de agosto de 2008 en Las Noticias de la Villa por el historiador José Manuel Algarbani sobre Francisco Serrano, ciudadano barreño que tenía 20 años cuando estalló la guerra civil española. Anarquista, miembro de la CNT, tenía sueños de libertad, justicia y de solidaridad. Sobre Francisco Serrano ya se publicó en esta web una reseña de su libro El diario de un aburrido.

Texto: José Manuel Algarbani
Fuente: Noticias de la Villa
(22/8/2008)

La guerra civil trajo entre otras consecuencias la huida al exilio de un buen numero de campogibraltareños. Francisco Serrano fue uno de ellos. Este ciudadano barreño tenía 20 años cuando estalló la guerra civil española. Anarquista, miembro de la CNT, tenía sueños de libertad, justicia y de solidaridad entre los hombres y mujeres. Creyó, como muchos, que la época de la II República española era el contexto idóneo para desarrollar estas ideas. Miembro activo de la CNT durante la República, luchador en distintos frentes de España durante los tres largos años de la guerra civil, la victoria de Franco le obliga a exiliarse en Francia. Como bien explica Francisco Serrano, vivió su exilio con una constante intranquilidad.
Los campesinos andaluces adquirieron una cierta instrucción gracias a los sindicatos obreros que se propagaron en las primeras décadas del siglo XX. En esta fuente bebió Francisco Serrano Gómez, una enciclopedia ambulante, que según su propio testimonio, desde niño o apenas adolescente, como muchos otros, debió formarse de manera autodidacta fuera del sistema creado para los privilegiados.
A finales de octubre de 2007, impreso y editado en Burdeos, apareció en español un mas que interesante libro en el que Francisco Serrano cuenta su larga, intensa y dilatada vida. Con el título El diario de un aburrido. Niñez, juventud, retirada y exilio de un republicano español en Francia.
El libro que no se ha distribuido en España, viene acompañado de un muy interesante documental en DVD sobre su dilatada vida y la de otro compañero (de Aragón) exiliado como él en Francia, titulado Un exilio español. Una constante intranquilidad.

Continuar leyendo

Un estudio sobre los refugiados españoles en Saint-Affrique, en el sur de Francia, en 1936-1945, en el Archivo de la Casa de la Memoria

El estudio Les Réfugiés Espagnols à Saint-Affrique, en el Archivo de la Casa de la Memoria La Sauceda.

El estudio Les Réfugiés Espagnols à Saint-Affrique, en el Archivo de la Casa de la Memoria La Sauceda.

Entre los documentos que alberga el Archivo de la Casa de la Memoria La Sauceda se encuentra un estudio sobre los refugiados españoles en la localidad de Saint-Affrique, en la región francesa de Mediodía-Pirineos, dentro del departamento de Aveyron, entre los años 1936 y 1945. Se trata de una síntesis realizada en marzo de 2010 por la Maison de la Mémoire du Pays Saint-Affricain, ville de Saint-Affrique, a partir de la consulta de los fondos de los archivos municipales de dicha localidad del sur de Francia. Este estudio, escrito en francés y de 25 páginas, se estructura en los siguientes apartados: I.- La guerra civil española en Saint-Affrique (Saint-Affrique y la guerra civil española. Los primeros refugiados llegan en 1937). II.- La Retirada en Saint-Affrique (1939) (Desde el 29 de enero de 1939, los refugiados llegan en masa. Las Brigadas Internacionales). III.- La vida cotidiana de los refugiados en Saint-Affrique (La acogida. El trabajo). IV.- Los refugiados de Saint-Affrique y la guerra en Francia, 1939-1945 (Una mano de obra para la economía francesa. La cuestión de la repatriación). V.- El fin del conflicto y la posguerra. Conclusión. Anexos.
En una estadística incluida en los anexos se detalla que el porcentaje de españoles refugiados en esta zona meridional francesa osciló entre el 33% y el 40% entre los años 1941 y 1945 entre el conjunto de exiliados de distintas nacionalidades.
Este estudio, aportado por el historiador Clemente Martínez Cruz, permite ilustrar el proyecto Memoria  Exilio, dedicado a los exiliados andaluces en el sur de Francia.

El diario de un aburrido, memorias de Francisco Serrano, un militante anarquista de Algeciras, combatiente republicano y exiliado en Francia

Cubierta del libro.

Cubierta del libro.

El título del libro no hace suponer lo que hay en su interior: El diario de un aburrido. El antetítulo sí orienta un poco más al lector: Niñez, juventud, retirada y exilio de un republicano español en Francia. La lectura de este librito de 125 páginas hace al que lo lee recomendarlo inmediatamente a amistades y conocidos. Pero no lo van a tener fácil porque pertenece a una edición pequeña realizada en Burdeos en 2007 de la que se conservan muy pocos ejemplares. Eso sí, uno de ellos está en la biblioteca de la Casa de la Memoria La Sauceda, en Jimena de la Frontera.

Francisco Gómez Serrano es el autor del libro. Terminó de escribirlo en 1990 pero no fue hasta diecisiete años después cuando su autobiografía vio forma de libro. No importa. Lo que cuenta no pierde actualidad porque es el retrato de la vida de una familia de jornaleros y trabajadores andaluces a lo largo del siglo XX. Jornaleros conscientes, de los que se decían con ideas.

Francisco Serrano nace en 1913 en Los Barrios, en el seno de una familia de campesinos pobres que vive en una choza sin puertas. Su padre es condenado primero a cárcel y después al destierro porque repartió entre los vecinos la carne de un cochino que una noche se coló en la choza en la que habitaban. Con los escasos enseres que tenían, la familia se marcha a Algeciras. Sin casa y sin trabajo, solo reciben la solidaridad de las familias gitanas que vivían bajo el puente Matadero, junto al río de la Miel, ya cerca del puerto. El niño Francisco Serrano conoce desde muy pequeño lo que es la miseria, la pobreza y el hambre. Su padre consigue permiso para hacer una chabola pero al fabricarla con tablas de cajas de pescado los vecinos se quejan porque la peste que desprenden es insoportable cuando llega el calor. Las autoridades ordenan prenderle fuego a la barraca y otra vez a vivir bajo el puente. De ser un gamberrillo que pide limosna cantando y bailando, Francisco pasa a trabajar repartiendo leche, pero las impertinencias de la clientela y la dureza del amo acaban con este primer intento de tener una vida ordenada y provechosa. Tantos tropiezos a tan temprana edad le avivan la sensibilidad y le hacen cuestionarse el orden social. Más tarde, cuando ya es un jovenzuelo consigue trabajo en una fábrica de corcho y allí conoce a otros jóvenes como él que tienen ideas y lo inician en los principios del anarcosindicalismo. Su vida laboral corre paralela a su dedicación al sindicato de la CNT y a las ideas. Se viste de soldado para repartir propaganda anarquista en un cuartel y al ser descubierto ingresa en prisión, ya durante la República. Al salir vuelve al trabajo y participa muy activamente en una huelga de los trabajadores del corcho que culmina en victoria. Sus amigos empiezan a llamarlo el Rubio y cuando tras el golpe de Estado y la sublevación militar logra escapar a Castellar y Jimena, la juventud libertaria de la comarca que se va agrupando en la retirada empieza a llamarlo el Rubio de Algeciras.  Ese mote lo acompaña ya por todas las tierras de la España en guerra.

Continuar leyendo

Un capítulo sobre el exilio en la memoria de la izquierda andaluza, en el libro ‘Andalucía y la Guerra Civil’, en la Biblioteca de la Casa de la Memoria

El libro 'Andalucía y la Guerra Civil', en la Biblioteca de la Casa de la Memoria.

El libro ‘Andalucía y la Guerra Civil’, en la Biblioteca de la Casa de la Memoria.

“El final de los vencidos: el exilio en la memoria de la izquierda andaluza”. Este es el título del capítulo escrito por Encarnación Lemus López dentro del libro Andalucía y la Guerra Civil. Estudios y perspectivas, coordinado por Leandro Álvarez Rey y editado en 2006 por la Universidad y la Diputación de Sevilla. Esta obra forma parte de los fondos bibliográficos de la Biblioteca Javier Núñez Yáñez de la Casa de la Memoria La Sauceda, y se trae a colación por ilustrar uno de los aspectos del proyecto Memoria y Exilio, la difusión de las publicaciones relacionadas con el exilio andaluz existentes en esta institución. La contribución de Encarnación Lemus, catedrática de Historia Contemporánea de la Universidad de Huelva, tiene los siguientes apartados: 1.- Recorrido por el tiempo del exiliado. 2.- El exilio como una constancia en la vida humana. 3.- Fin de la República.
Esta autora destaca en su artículo, publicado en este libro conmemorativo del 75 aniversario de la proclamación de la Segunda República española y el 70 aniversario del comienzo de la Guerra Civil, que “para la mayoría de los exiliados, la derrota significó su caída en alguno de los campos de concentración de Francia o del Norte de África”. Cuando escribió este capítulo la autora reconocía que, aunque existían algunos estudios (y citaba Plages d’exil, de Villegas, y Odyssée pour la liberté, de Rafaneau-Boj), no era mucha la literatura que trataba de “la oleada de refugiados españoles en desbandada que cayó sobre los Pirineos y otros departamentos del sur de Francia, tras la pérdida de Barcelona y del resto de Cataluña en el invierno de 1939”. En otro pasaje expresaba: “Cuando los republicanos caían en estos campos no había más que playas, arenales acotados por una empalizada donde eran encerrados bajo la vigilancia de guardias senegaleses”.
El libro Andalucía y la Guerra Civil. Estudios y perspectivas está catalogado con el número 1829 en la Biblioteca Javier Núñez Yáñez de la Casa de la Memoria La Sauceda, a disposición de los lectores interesados.

Naharro-Calderón afirma que el Estado francés pisoteó los derechos humanos de los republicanos españoles que huían del terror fascista

Naharro-Calderón firma ejemplares de su libro.

Naharro-Calderón firma ejemplares de su libro.

Andrés Rebolledo, presidente del Foro por la Memoria del Campo de Gibraltar, dio la bienvenida a los asistentes a la presentación del libro Entre alambradas y exilio. Sangrías de las Españas y terapias de Vichy, celebrada en la Casa de la Memoria La Sauceda, en Jimena de la Frontera, el viernes 30 de noviembre de 2018. Rebolledo agradeció a José María Naharro-Calderón, autor del libro, que hubiese incluido la Casa de la Memoria como uno de los lugares donde presentar su obra, dentro de la roda que está haciendo por toda Andalucía. Rebolledo afirmó que la Casa de la Memoria está siempre abierta a este tipo de iniciativas y que es el hogar de todos quienes luchan por la verdad, la justicia y la reparación.

Juan Gómez Macías presenta a José María Naharro-Calderón.

Juan Gómez Macías presenta a José María Naharro-Calderón.

Juan Gómez Macías, pintor y escritor sanroqueño, amigo personal de José María Naharro-Calderón desde hace muchos años, glosó parte de la biografía personal del autor, pero se detuvo en destacar su compromiso personal y permanente con la causa de la memoria. No sólo en su responsabilidad como organizador todos los años de unas jornadas en Asturias sobre el exilio y los exiliados, sino también en su trabajo profesional como escritor, profesor e investigador. Recordó en este punto a Juan Ramón Jiménez, premio Nobel andaluz, que fue fiel al Gobierno de la República hasta sus últimos días de vida y que siempre dijo No al régimen franquista cuando, viendo su éxito internacional, lo tentó con cargos y parabienes futuros si volvía a España de su exilio en Argentina.

Continuar leyendo

El exilio en Francia, la extradición y el fusilamiento del dirigente gaditano Muñoz Martínez, en una conferencia del Aula itinerante de la memoria

La concejala Virginia Forero, entre el conferenciante, Fernando Sígler, y el coordinador del Aula, Santiago Moreno.

La concejala Virginia Forero, entre el conferenciante, Fernando Sígler, y el coordinador del Aula, Santiago Moreno.

La figura de un exiliado gaditano en Francia, el diputado Manuel Muñoz Martínez, centró el contenido de una actividad del Aula Itinerante Carlos Perales de Memoria Histórica y Democrática de la Diputación de Cádiz desarrollada en la Casa de la Cultura de Chiclana de la Frontera el martes 27 de noviembre de 2018. Sobre dicho personaje versó la conferencia que ofreció el historiador Fernando Sígler Silvera, autor del libro Cautivo de la Gestapo. Legado y tragedia de un dirigente republicano y masón gaditano Manuel Muñoz Martínez. El acto lo abrió la concejala Virginia Forero, que reivindicó las políticas de memoria. Al orador lo presentó Santiago Moreno Tello, historiador y coordinador del equipo técnico que promueve la muestra itinerante. En la conferencia se esbozó la labor política desplegada por el biografiado, militar de profesión, diputado republicano de izquierdas en las tres legislaturas de la Segunda República, gobernador civil interino de la provincia de Cádiz y director general de Seguridad en 1936. El conferenciante detalló las vicisitudes que afrontó el personaje con motivo de su exilio en Francia, su captura por los nazis que invadieron el país galo en 1940 y  su encarcelamiento, extradición a la dictadura franquista y fusilamiento en Madrid en 1942.
Según la entidad organizadora, “esta actividad del Aula trata de acercar a los municipios de la provincia su propia historia en una época que comprende el golpe de Estado del 18 julio de 1936, la posterior Guerra Civil y la represión de la dictadura franquista”.
La noticia de esta actividad se trae a colación por estar relacionada con el proyecto Memoria y Exilio, que, entre otros objetivos, pretende difundir la experiencia del exilio gaditano en Francia y la vigencia de los valores de libertad, democracia y solidaridad que las personas que se vieron obligadas a marcharse llevaron desde Andalucía hasta suelo francés.

Los miembros del equipo técnico del Aula, Santiago Moreno y Felipe Barbosa, la concejala Virginia Forero y el conferenciante, Fernando Sígler, ante el panel donde aparece Muñoz Martínez de la exposición abierta en la Casa de la Cultura.

Los miembros del equipo técnico del Aula, Santiago Moreno y Felipe Barbosa, la concejala Virginia Forero y el conferenciante, Fernando Sígler, ante el panel donde aparece Muñoz Martínez de la exposición abierta en la Casa de la Cultura.

Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte información personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra política de cookies. Si continúas navegando, aceptas su uso.    (Ver)